Concursos literarios: Una forma de hacer carrera

quiero hacerme un hueco

En la industria de los libros y la literatura se habla mucho de la inspiración, pero poco de los alicientes con los que cuenta un escritor o una escritora cuando se trata de publicar. El incentivo para algunos es sencillamente dejar huella, que su nombre no pase al olvido. En otros es la fama, y no hay nada de malo en ello. ¿Por qué si otros tipos de artistas gozan de ella alguien que escribe libros no puede acceder a su gusto?

Con todo, hacerse un hueco sigue siendo difícil, ya sea si se trata de autopublicar o de publicar de manera tradicional, ya sea en un grupo editorial o en editoriales independientes o emergentes. Es normal ver a autores y autoras que, decepcionados, han intentado abrirse paso pero su libro sigue estando entre los menos vendidos, un ranking en el que ninguno quiere figurar. Pero lo peor que puede pasar no es que no te compren, sino que no te lean en absoluto.

Como es natural, las cosas deben hacerse poco a poco, y una de estas primeras acciones puede ser postular a concursos literarios.

Continuar leyendo «Concursos literarios: Una forma de hacer carrera»

¿Por qué escribimos o hablamos «así»?: Algunas recomendaciones

amo los libros gustos por qué hablamos así

Es inevitable no alargar el Día del Libro en este pequeño rincón de Vuelo Ártico. Tanto para nosotros como para la industria en la que vivimos es tremendamente emotiva la llegada de este día y su celebración.

Anteriormente ya nos metimos de lleno en la historia del Día del Libro y aprovechamos para lanzar las mejores recomendaciones con el único objetivo de disfrutar al máximo de este día. Por supuesto que no faltaron las lecturas oportunas que más nos gustaron, porque si algo hacemos por estas fechas es eso: crear pequeñas reseñas sobre nuestras últimas lecturas y nuestras favoritas, y compartirlas con los nuestros.

Continuar leyendo «¿Por qué escribimos o hablamos «así»?: Algunas recomendaciones»

Diarios de vida: Un género susceptible a la improvisación

quiero escribir servicios corregir mi novela cómo diario de vida
Cesare Pavese

Por: Juan Jabbaz

“Todo esto da asco. Basta de palabras. Un gesto. No escribiré más”. Esas fueron las últimas palabras que Cesare Pavese escribió en su diario el 18 de agosto de 1950, ocho días antes de suicidarse.

“Tristeza de ser. Tristeza por haber nacido. Tristeza frente a la dulzura del vivir. Tristeza del viento que raptó muchos niños y que ahora lloran o cantan en el espacio”, escribió Alejandra Pizarnik el domingo 17 de noviembre de 1957.

“Tardé mucho en conciliar el sueño, y mucho también en levantarme. Tiempo sereno. Me di un baño de agua de mar, con esencia de pinochas de abeto. Me desayuné con té, huevos pasados por agua y queso Camembert”, escribió Thomas Mann el viernes 9 de junio de 1939.

Las entradas que motivan los diarios de vida son variables, pueden servir para grabar una decisión inevitable, como en el caso de Pavese; para dejar una reflexión poética como la de Pizarnik; o para registrar lo que se hizo un día en particular, como lo hace Mann. Lo que hay entremedio de esos ejemplos es amplio, al punto de haber escritores como Kafka, que incluía dibujos y relatos inconclusos, dejando en claro que una de las principales características de los diarios es su flexibilidad.

Pero si dentro de este género hay espacio para todo, ¿qué es lo que finalmente identifica a un diario?

Continuar leyendo «Diarios de vida: Un género susceptible a la improvisación»

«¿Y de qué va el libro?»: Cómo contestar al gran dilema

explicar mi novela libro que estoy leyendo

Es típico: estamos leyendo un libro en un parque, en una cafetería, un lugar interior o cualquier lugar que sirva para ello, y se nos acerca alguien conocido, amigo o amiga, a preguntarnos: «¿De qué trata?» o «¿De qué va lo que estamos leyendo?».

Muchas veces es fácil que nos hagamos un lío y no sepamos cómo responder. Nos preguntamos a nosotros mismos, como un reflejo espontáneo de la pregunta que nos hicieron, si debemos hablar de los personajes, de los sitios, de lo que pasa, de la moraleja o, a veces, nos inclinamos por las sensaciones que nos ha causado la lectura. Muy en el fondo, casi nunca hablamos de hechos.

Pero hay más formas de responder a esta pregunta, sobre todo si de aquel libro que vamos a hablar es ese que autopublicamos y cuya autoría no es nada más ni nada menos que nuestra.

Continuar leyendo ««¿Y de qué va el libro?»: Cómo contestar al gran dilema»

«Nemo»: La inminencia del silencio es el silencio

Nemo Gonzalo Hidalgo Bayal novela recomendada leer recomendaciones

En algunos talleres literarios se repite bastante que un texto llega a ser complaciente cuando tiene referencias y nombres propios para el deleite de cultos y sagaces. Es agradable hallar conceptos que conoces bien, donde significado y significante van enlazados de la misma manera que el entendimiento del autor y el lector. Inevitablemente se ejerce una especie de comunión instantánea que llena esos “espacios blancos de la lectura” de los que hablaba Wolfgang Iser.

Sin embargo, hay textos como Nemo en que no hay una referencia en absoluto. Logran aludir a la totalidad por medio de aquel mutismo. Juegan con ella, la malean a su gusto.

Continuar leyendo ««Nemo»: La inminencia del silencio es el silencio»

Las voces de Svetlana Alexievich: El ejemplo de una obra maestra

Svetlana Alexievich

Es sabido que cuando abordas a un ser humano apelando a sus recuerdos y rozando la fibra de sus emociones, lo que sobreviene, si no es un mutis, es un arranque frenético de narraciones. Las palabras no se miden y el tono se une a los silencios alternados —universales, según Darwin— para hacer surgir un vívido mosaico de experiencias. Muchas veces horribles. Otras alegres, aunque siempre decisivas. Un fenómeno curioso parecido a la literatura, o quizás literatura en bruto lista para ser pulida.

La autora de la que hablamos  ganó el Premio Nobel del 2015, un galardón muy cuestionado hoy en día. Es periodista y escritora heredera de esa clase de creadores como el García Márquez de Relato de un náufrago y el Hemingway de Por quién doblan las campanas, que supieron dar sus propios pasos mezclando la no ficción con los mecanismos que caracterizan a la escritura de ficción; una simbiosis entre recursos y figuras, vinculadas con los materiales de la realidad a disposición.

Continuar leyendo «Las voces de Svetlana Alexievich: El ejemplo de una obra maestra»

4 propósitos para escribir en este inicio de curso 2021-2022

quiero escribir aprender novela relato corto

Quisiera escribir
De amor
Pero mis tiempos no son de amor
Quisiera escribir
De paz
Pero mis tiempos no son de…

«Viento de noviembre». Dúo Niágara.

Ayer un amigo que trabaja como taxista y que tiene un sinfín de historias —y quien por cierto tiene un sentido de la ubicación prodigioso y podría hacer mapas de fantasía sin ningún problema— nos preguntó mientras nos iba a dejar de un lugar a otro de Valencia: “¿Qué se necesita para escribir un libro?”.

La respuesta es tan sencilla como “escribir”, y es que muchas veces es suficiente. No se puede vivir del amor, y aunque hay cierto glamour al decir “quiero escribir un libro”, no, no se puede hacer sin escribir.

Se acabó el verano en España y muchos se hacen la misma pregunta. Lo que podemos contestar como editores y consultores es la misma respuesta, pero con variaciones y distintos colores si se trata de aproximaciones a la escritura. Por eso quisimos elaborar un somero artículo que habla de aquellos cuatro deseos de fin de curso que, probablemente, se consoliden o, por el contrario, se vuelvan a repetir tras Navidad. En cualquier caso, con motivación tarde o temprano se consiguen.

Continuar leyendo «4 propósitos para escribir en este inicio de curso 2021-2022»

¿Cómo contar los caracteres con espacio de un texto?

presupuesto para saber cuántas palabras

 

Ya has terminado tu novela o volumen de relatos. Ahora es el momento de que el archivo o el bello fajo de hojas encuadernadas crucen la frontera de la familia y los amigos para que lo corrijan, los revisen o incluso los diseñen los profesionales. Planeas publicarlo, ya sea enviándolo a algunas editoriales tradicionales de tu país, con ayuda de los expertos, o autopublicándolo tú misma. Quizás quieres que también entre a un concurso, quién sabe, consideras que es bueno y podrías ganarlo.

El archivo tiene 200 páginas, lo pone en la esquina inferior izquierda de ese famoso procesador de texto llamado Microsoft Word. Piensas que es suficiente y te lanzas en la búsqueda de edición y correcciones o, lo que es lo mismo, servicios editoriales.

Continuar leyendo «¿Cómo contar los caracteres con espacio de un texto?»

23 de abril, Día Internacional del Libro y su importancia en nuestras vidas

leer es importante

Hoy 23 de abril se celebra el Día Internacional del Libro y nos tomamos esta celebración para hablar sobre la importancia que tiene la lectura en nuestras vidas.

Seguramente, desde pequeños un gran porcentaje de nosotros hemos escuchado de boca de nuestros padres y profesores que leer es bueno para nuestra salud e intelecto, por lo que es importante estar rodeados de libros. Hemos asimilado tanto estas ideas que alguna parte de nuestro cerebro las registra y guarda en nuestro inconsciente.

Sin lugar a dudas estas ideas no son en vano. Hay muchos estudios científicos que subrayan la importancia del libro y la lectura en diversas áreas: desde un vocabulario más rico hasta el desarrollo social, y quizás incluso leer de manera constante nos permite hasta vivir más tiempo.

Continuar leyendo «23 de abril, Día Internacional del Libro y su importancia en nuestras vidas»

El otoño austral y la lectura como necesidad

Lectura en otoño

Pareciera que la lectura y el otoño van de la mano, pues es uno de los mejores momentos del año para comenzar un nuevo libro o retomar esa lectura que dejaste pendiente por el verano. Aprovechando que en el hemisferio sur estamos dándole la bienvenida al otoño y, con ello, a una época de reflexión y donde estamos más tiempo en casa, queremos hablarte de la lectura como necesidad imperiosa para tranquilizar el alma. Especialmente en estos momentos donde la COVID-19 no ha dado tregua.

Así podemos reconocer a la lectura como nuestra aliada, ya que nos permite soñar y abstraernos de la realidad que estamos viviendo.

La lectura y la COVID-19

Seguramente, el año pasado te sucedió que, en pleno apogeo de la pandemia, viviste en carne propia el aburrimiento en casa. Al menos, esa es la impresión que crearon los medios de comunicación y todas las iniciativas que surgieron para hacer la vida un poco más agradable a la gente en estos tiempos de ansiedad e incertidumbre.

En este sentido, llamar a leer puede resultar una opción obvia, porque puedes hacerlo en la comodidad de tu hogar. ¿Cómo?

Consejos para leer en otoño

Lectura en otoño

En lo personal, siempre he preferido leer un libro antes que unirme a las multitudes en las calles comerciales abarrotadas o en eventos muy masivos. Nadie puede mantenerme más ocupada que un libro.

De todos modos, y sin importar qué es lo que prefieres hacer, hay que leer porque es bueno para la salud mental (y para las editoriales y librerías, entre otros agentes de la cadena, claro). Si no sabes qué leer, no te preocupes, en las redes sociales llueven los consejos de los libros. De editoriales, librerías, páginas web de literatura y cualquier otra persona que tenga algo que ver con los libros. Pareciera que hay una gran necesidad de ellos.

Recuerda que la literatura muestra cómo se comportan las personas en determinadas circunstancias, sin necesidad de que se produzca primero una catástrofe. La lectura es buena y nos hace más sabios.

Por lo tanto, no sería malo en sí mismo que se profundizara más en cómo la lectura impacta nuestro día a día, aunque me temo que una vez que se haya sobrevivido a la COVID-19, nuevamente la gente viajará, irá a eventos y consumirá en exceso. Pero es importante que recuerdes que leer es bueno para el medioambiente, es más silencioso, pero también menos social.

Cada uno tiene sus gustos. Así que elige tú mismo los libros que vas a leer. Eso también es mucho más bonito. Hay que estar dispuesto a sumergirse en ellos hasta el final para distraer la cabeza.

Aprovecha entonces que estamos en otoño, prepárate un enjundioso chocolate caliente, busca la manta más calentita que encuentres y toma tu libro favorito. Será uno de los momentos más reconfortantes que vivirás este otoño.