Editar y corregir: En búsqueda de la perfección

correciones editor Cien años de soledad Vuelo Ártico editar corregir
Gabriel García Márquez, autor de “Cien años de soledad”, trabajando junto a su editor

Como editor, puede resultar muy frustrante cuando cometes un error, a pesar de ese dicho que dice que un editor (en calidad de corrector) debe minimizar los errores al máximo, y no hacerlos desaparecer en su totalidad. Esto resulta casi imposible si consideramos que en toda área errar es humano, lo cual no quiere decir que perdamos de vista ese ideal.

Los libros son probablemente el bien cultural más preciado desde que existe la civilización, por lo que trabajar en hacerlos lo mejor posible puede resultar un desafío profesional que roza las capas sensibles, las emociones más profundas de las personas que trabajan en este ámbito.

Al hacer un libro nos ponemos enteros en la tarea, por lo cual existen métodos para sobrellevar los proyectos sin vacilar. Una de las armas más efectivas para evitar los errores —y a la vez la más lógica— es revisar una y otra vez los textos que se convertirán en libros.
Continuar leyendo “Editar y corregir: En búsqueda de la perfección”

El editor, ese animal objetivo

 escribir editar Vuelo Ártico
“Te llamo de vuelta después, ¿sí? Estoy cenando con mi editor”

Puede gustarte la música y tener muy claro que jamás te gustará el heavy metal o el R&B, y sin embargo sabes que existen, que son objetivamente buenos musicalmente y que tienen referentes que gozan de respeto a nivel mundial.

Cuando trabajas como editor sucede algo similar: puedes no ser un fan acérrimo de la novela romántica o el ensayo político, pero puedes intuir que estás ante un buen libro enmarcado dentro de este género si es que el autor ha sabido manejar aspectos esenciales como la redacción, la distribución de capítulos o la importancia de llamar la atención del lector, entre otros aspectos a tener en cuenta.

El editor, de esta forma, se convierte en un animal de la lectura que debe confiar en su propio olfato —así como los correctores— y al mismo tiempo ser tremendamente objetivo para saber cuándo se está ante algo que vale la pena (y el tiempo).

Continuar leyendo “El editor, ese animal objetivo”

El corrector, un Sherlock Holmes del proceso de edición

corrección de estilo pruebas ortotipográfica libro texto
Sherlock Holmes at Reichenbach Falls, by Frederick Dorr Steele, cover of Collier’s Weekly, September 26, 1903

Tal como vimos hace unas semanas, la labor del editor es imprescindible dentro de la edición de un libro. De esa misma forma, el corrector también tiene que estar presente dentro del proceso.

Algunos se preguntarán cuáles son las semejanzas que existen entre estos dos personajes vitales dentro de la constitución de un libro. Eso es lo que vinimos a contar esta semana.

Continuar leyendo “El corrector, un Sherlock Holmes del proceso de edición”

La labor de los editores

editores tareas roles

Hoy en día en la red —y en varias conversaciones cotidianas o en la academia—, la figura del editor o la editora aparece cuando se conversa de publicaciones, temas vinculados a la corrección y/o redacción de textos o cuando alguien tiene talento o ideas que desea plasmar en papel, pero no cuenta con el tiempo o las habilidades suficientes para lograrlo.

Continuar leyendo “La labor de los editores”

Faltas de ortografía o la importancia de lo formal

corrección edición faltas de ortografía

La forma es mucho más que la apariencia: es cómo se muestra el contenido, de qué manera se transmiten las ideas, cuál es la silueta que toma determinado tema y su presencia ante los receptores. Tan importante como el contenido, la forma constituye un universo en sí mismo. Y uno que hay que cuidar.

Las faltas de ortografía forman parte de nuestro cotidiano. Cuando están aprendiendo a escribir, a los niños y niñas se les enseña a hacerlo bien para no caer en estos vicios. También es normal verlas en la calle y en la vida virtual; en comentarios de las redes sociales, por ejemplo, con la reacción siempre esperada del “aprende a escribir”, “¡ahhh, mis ojos!” o “no le hagas caso, tiene faltas de ortografía”. Una losa que persigue a quien las comete.

Pero si hablamos de lectura y libros supervisados por profesionales, el tema se complica, y mucho. ¿Por qué?

Continuar leyendo “Faltas de ortografía o la importancia de lo formal”

Un superhéroe discreto: El lector cero

Lector 0 servicios editoriales

Dentro del mundo editorial, el lector cero (o “lector 0”) cumple una función bastante trascendental. En el momento en que la obra de un autor ya está escrita, editada y terminada, se comienzan a estudiar distintas posibilidades para continuar trabajando el texto.

Se puede comprender al lector 0 como un lector al azar; sí, es casi como cualquier persona que puede ver el libro en una librería y elegirlo. Sin embargo, también es una figura que posee el conocimiento y las habilidades para valorar un texto de ficción o no ficción mucho más allá del hedonismo de un lector convencional. Es decir, más acá del prodesse de Horacio, fuera del deleite y apuntando a contribuir en su desarrollo, con sugerencias y comentarios en pos de mejorar la obra a revisar de manera objetiva.

Continuar leyendo “Un superhéroe discreto: El lector cero”