Las editoriales cartoneras, ¿un negocio editorial viable?

Editoriales cartoneras

Las editoriales cartoneras nacen en Argentina en el año 2001 como una respuesta frente al caos social, económico y político que se produjo en el país. En la sociedad argentina la cultura es parte de sus raíces, por lo cual no quiso quedarse atrás frente a este desmantelamiento y muchos artistas, desde el diseño y la producción editorial, quisieron posicionarse con una respuesta firme: pese a que el mercado no daba abasto, la cultura sigue en pie y se expresa haciendo libros. 

La primera editorial cartonera fue creada por el poeta y escritor argentino Washington Cucurto junto a los artistas plásticos Javier Barilaro y Fernanda Laguna en el barrio de La Boca, Buenos Aires. Se llamó Eloísa Cartonera. Hoy en día, tienen cerca de 200 títulos de distintos géneros (poesía, cuento, novela breve, teatro) de autores locales y extranjeros.

Continuar leyendo «Las editoriales cartoneras, ¿un negocio editorial viable?»

¿Por qué es importante que un editor sepa de diseño editorial?

diseño editorial

Muchas veces hemos hablado de la importancia que tiene la especialización de un oficio para llegar a un resultado óptimo. En este sentido, si bien es el diseñador editorial el encargado de dar vida a la parte visual de un libro, nosotros, como editores, tenemos el deber de conocer ciertos conceptos y herramientas técnicas claves para tener una comunicación mucho más fluida con nuestros colegas, lo que permitirá que nuestras ideas se interpreten y se vean reflejadas en el libro impreso.

Siempre y, sobre todo en el mundo editorial, el trabajo en equipo nos ayudará a lograr mejores resultados.

Continuar leyendo «¿Por qué es importante que un editor sepa de diseño editorial?»

Signos y símbolos III: exclamaciones, interrogaciones, manecillas y párrafos

signos símbolos Vuelo Ártico

En esta tercera entrega de signos y símbolos del español, trataremos tres nuevos casos de esta pequeña parte de la ortografía del español para conocerlos en profundidad y que todos mejoremos nuestros escritos.

Antes de adentrarnos en la especialización de ellos, debemos recordar que es habitual hablar de signos y de símbolos, indistintamente, como si fuesen iguales, lo mismo. Sin embargo, no es así y aunque ya explicamos con rotundidad en la primera entrega de este tema sus diferencias, a continuación lo resumiremos brevemente: los signos no adquieren significado propio, pero sí colaboran de una forma sutil en el sentido que el autor del texto pretende mostrar; y los símbolos, por otro lado, sí tienen un significado concreto y completan la información que se pretende difundir.

De esta forma obtenemos un grupo de signos ortográficos de puntuación (paréntesis, puntos suspensivos o signos de exclamación e interrogación, entre otros) y auxiliares (calderón, apóstrofo o manecilla), y otro grupo de símbolos no alfabetizables (arroba, et o párrafo).

Continuar leyendo «Signos y símbolos III: exclamaciones, interrogaciones, manecillas y párrafos»

Editar y corregir: En búsqueda de la perfección

correciones editor Cien años de soledad Vuelo Ártico editar corregir
Gabriel García Márquez, autor de «Cien años de soledad», trabajando junto a su editor

Como editor, puede resultar muy frustrante cuando cometes un error, a pesar de ese dicho que dice que un editor (en calidad de corrector) debe minimizar los errores al máximo, y no hacerlos desaparecer en su totalidad. Esto resulta casi imposible si consideramos que en toda área errar es humano, lo cual no quiere decir que perdamos de vista ese ideal.

Los libros son probablemente el bien cultural más preciado desde que existe la civilización, por lo que trabajar en hacerlos lo mejor posible puede resultar un desafío profesional que roza las capas sensibles, las emociones más profundas de las personas que trabajan en este ámbito.

Al hacer un libro nos ponemos enteros en la tarea, por lo cual existen métodos para sobrellevar los proyectos sin vacilar. Una de las armas más efectivas para evitar los errores —y a la vez la más lógica— es revisar una y otra vez los textos que se convertirán en libros.
Continuar leyendo «Editar y corregir: En búsqueda de la perfección»

Signos y símbolos II: De puntos, apóstrofos & otras cosas

La última vez que hablamos de lengua y de ortografía tratamos el tema de los signos y símbolos en español. Descubrimos un mundo nuevo, aprendimos algunas de sus características y conocimos que, por un lado, tenemos los signos ortográficos, que se dividen en signos de puntuación y en signos ortográficos auxiliares, y por otro lado los símbolos no alfabetizables.

Además de clasificarlos y diferenciarlos por grupos, estudiamos tres casos concretos: el paréntesis, el calderón y la arroba, y fijamos cuándo y de qué manera hay que utilizarlos para que nuestros textos sean de categoría ortográfica.

Pues bien, esta vez seguimos con la misma dinámica y damos la bienvenida a tres nuevos signos y símbolos: los puntos suspensivos (), el apóstrofo () y el signo et (&).

Continuar leyendo «Signos y símbolos II: De puntos, apóstrofos & otras cosas»

El editor, ese animal objetivo

 escribir editar Vuelo Ártico
«Te llamo de vuelta después, ¿sí? Estoy cenando con mi editor»

Puede gustarte la música y tener muy claro que jamás te gustará el heavy metal o el R&B, y sin embargo sabes que existen, que son objetivamente buenos musicalmente y que tienen referentes que gozan de respeto a nivel mundial.

Cuando trabajas como editor sucede algo similar: puedes no ser un fan acérrimo de la novela romántica o el ensayo político, pero puedes intuir que estás ante un buen libro enmarcado dentro de este género si es que el autor ha sabido manejar aspectos esenciales como la redacción, la distribución de capítulos o la importancia de llamar la atención del lector, entre otros aspectos a tener en cuenta.

El editor, de esta forma, se convierte en un animal de la lectura que debe confiar en su propio olfato —así como los correctores— y al mismo tiempo ser tremendamente objetivo para saber cuándo se está ante algo que vale la pena (y el tiempo).

Continuar leyendo «El editor, ese animal objetivo»

Anagrama o la influencia de la «editorial literaria» por excelencia

 

Amis Houellebecq Bukowski Vila-Matas Jorge Herralde 1969

Hace unos cinco años, en una clase de un día normal en el Diplomado de Edición y Publicaciones de una Universidad en el centro de Santiago, el director de Penguin Random House —del mismo linaje del hombre que trajo el Mundial del 62 a Chile— se refirió a la Editorial Anagrama como una «editorial literaria», con cierto aire despectivo pero anunciando una verdad que demostraría.

Las clases eran sobre la industria editorial y mostraban ese lado frecuentemente ignorado de un negocio que, a pesar de basarse en libros y una concepción humanista de la vida, debe sostenerse. Con tablas y gráficos, ironías y ejemplos, enseñaba cómo las editoriales deben sobrevivir.

En ese contexto hablaba de la editorial con sede en Barcelona como un ejemplo de generador de publicaciones que no eran para el «gran público» pero que se mantenía por sus lectores con un perfil marcado. Por supuesto, su grupo editorial no tenía ni tiene ningún problema de dinero ni de plan de marketing porque sus libros, muchos best sellers, siempre estaban y están en los rankings. Así que sabía de lo que hablaba.

Continuar leyendo «Anagrama o la influencia de la «editorial literaria» por excelencia»

Brevísimo panorama de la literatura infantil y juvenil (LIJ)

Niño leyendo Vuelo Ártico Valencia España Santiago Chile

Sin ser una experta en el tema, es imposible negar que la literatura infantil y juvenil (más conocida como LIJ) ha tomado un rol protagónico en el último tiempo no solo en Chile, sino que a nivel mundial. Muchos pensarán que en este mundo solo están implicados los pequeños lectores, sin alguien que comande de buena manera qué editar para ellos. Pero no es así.

La literatura infantil y juvenil, al igual que su par para adultos, se encuentra rodeada de editores, ilustradores y fundaciones de fomento lector, entre otras figuras, quienes se han esforzado por mantener vivo este mercado, al ser crucial en el periodo formativo.

Si bien muchas editoriales infantiles y juveniles se mantienen vigentes por las ayudas gubernamentales que reciben (los libros infantiles requieren de especificaciones técnicas más precisas para llamar la atención de sus lectores, lo que encarece bastante su precio) no se puede dejar de lado el esfuerzo que realizan día a día para trascender a su target etario y conquistarnos con sus bellas propuestas.

No podemos olvidarnos que todos fuimos alguna vez niños.

Continuar leyendo «Brevísimo panorama de la literatura infantil y juvenil (LIJ)»

El corrector, un Sherlock Holmes del proceso de edición

corrección de estilo pruebas ortotipográfica libro texto
Sherlock Holmes at Reichenbach Falls, by Frederick Dorr Steele, cover of Collier’s Weekly, September 26, 1903

Tal como vimos hace unas semanas, la labor del editor es imprescindible dentro de la edición de un libro. De esa misma forma, el corrector también tiene que estar presente dentro del proceso.

Algunos se preguntarán cuáles son las semejanzas que existen entre estos dos personajes vitales dentro de la constitución de un libro. Eso es lo que vinimos a contar esta semana.

Continuar leyendo «El corrector, un Sherlock Holmes del proceso de edición»

El maravilloso mundo de las comillas

 comillas angulares españolas inglesas simples

POR: BARBARA SALCEDO

Entre todos los signos ortográficos que encontramos en el español hay uno en concreto que encierra una historia tipográfica y ciertas complicaciones en su uso. Esto no lo imaginamos hasta que nos lo cuentan: las comillas.

Estas, en su mayoría dobles, son signos auxiliares de puntuación. En español podemos hacer uso de diferentes tipos: comillas angulares (« »), también denominadas latinas o españolas, inglesas (“ ”) y simples (‛ ’), con el único objetivo de marcar los distintos niveles que pueden haber en el texto.

Sin embargo, tal y como ocurre con todos los signos de nuestro idioma, este también responde a unas normas de uso que en adelante detallaremos para que nunca más las utilicemos a gusto.

Continuar leyendo «El maravilloso mundo de las comillas»