Una mirada a la industria editorial post Covid-19

Libros editorial

Históricamente, la cultura ha tenido que reinventarse para sortear las distintas crisis que se han presentado en el mundo moderno. Si estas no tienen carácter económico, son sociales o, en este caso, son sanitarias. En el caso de la industria editorial, esta reinvención también ha sido necesaria y tomada como un nuevo desafío por los agentes involucrados en la cadena del libro.

Todos sabemos que la Covid-19 ha afectado primero al hemisferio norte y ahora con fuerza al hemisferio sur. Ante este panorama que no ha dado tregua, las editoriales y librerías han tenido que buscar opciones para mantenerse vigentes. La primera de ella fue apostar, claro está, en la digitalización de sus catálogos. Si bien vivimos en un mundo hiperconectado, paradójicamente antes de la pandemia habían muchas editoriales y librerías que no habían incursionado en la venta online. Para sobrevivir, tuvieron que meterse en este mundillo, algo que para muchas ha sido la forma de resistir en este tiempo.

Algunos caminos que ha tomado la industria editorial y sus involucrados

editor editorial

Nuevos lectores (y escritores)

El tiempo en casa ha despertado en muchos la pasión por leer para distraerse de lo que está pasando. Ante esto, tanto librerías como editoriales han reaccionado con distintas iniciativas para, por un lado, satisfacer esta demanda, y, por el otro, poder resistir los embates económicos que trae consigo una crisis como la que estamos viviendo.  Así, podemos encontrar muchas ofertas en el ámbito, además de iniciativas de liberar, a modo de fragmentos u obras completas, libros digitales.

Al mismo tiempo, la producción de ficción se ha visto realzada, ya que muchos aprovechan —o aprovecharon, en el caso español— la «era» de confinamiento para escribir.

Liberación de eBooks

En un post anterior abordé este fenómeno que no deja de ser interesante en un contexto donde se presenta la dicotomía de la necesidad de entretención versus la necesidad de sobrevivir. Si bien ha sido cuestionada por algunos profesionales del mundo editorial, la liberación de eBooks ha tenido una tremenda recepción por parte de los lectores, quienes aplauden este tipo de iniciativas.

Clubes de lectura y talleres online

Tanto librerías como editoriales han visto en estos formatos la posibilidad de seguir interactuando con su público cautivo y de fidelizar a potenciales que están buscando nuevas experiencias en torno a la lectura. De esta forma han nacido varias iniciativas, algunas pagadas y otras no, entre las que destacan sugerencias de libreros, talleres con escritores, lanzamientos de libros, conversatorios, cuentacuentos y clubes de lectura. Solo hay que buscar.

Autopublicación

Como decíamos, muchos autores han encontrado en este periodo la inspiración y tiempo necesarios para dedicarse al oficio. Ante esta fertilidad, han buscado formas de que sus manuscritos vean la luz en el contexto de la pandemia y una de la más requeridas ha sido la autopublicación en plataformas digitales como Amazon. Si bien es una posibilidad real y cercana, es importante que te asesores bien antes de publicar tu manuscrito, para que este tenga el impacto que esperas. Buscar correctores o diseñadores para que corrijan y diseñen tu portada y maqueten el interior de tus textos es fundamental si quieres resaltar entre publicaciones amateurs.

Si bien aún no hay un diagnóstico certero de cómo hacer libros post Covid-19, creo que estas iniciativas dan una luz de que la industria editorial debe seguir trabajando en el vínculo entre el autor y el lector, para mantenerlos mutuamente cautivados y así lograr  que la fluidez de la cadena sea orgánica y que una vez más resista.

Porque sin libros ni manifestaciones culturales, el confinamiento hubiese sido y sería imposible de sobrellevar.


¿Conoces nuestros servicios?

Si necesitas corrección de textos, diseño personalizado o consultoría, revisa los servicios asociados aquí o contáctanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *