Un superhéroe discreto: El lector cero

Lector 0 servicios editoriales

Dentro del mundo editorial, el lector cero (o “lector 0”) cumple una función bastante trascendental. En el momento en que la obra de un autor ya está escrita, editada y terminada, se comienzan a estudiar distintas posibilidades para continuar trabajando el texto.

Se puede comprender al lector 0 como un lector al azar; sí, es casi como cualquier persona que puede ver el libro en una librería y elegirlo. Sin embargo, también es una figura que posee el conocimiento y las habilidades para valorar un texto de ficción o no ficción mucho más allá del hedonismo de un lector convencional. Es decir, más acá del prodesse de Horacio, fuera del deleite y apuntando a contribuir en su desarrollo, con sugerencias y comentarios en pos de mejorar la obra a revisar de manera objetiva.

Sus tareas

Asuntos como la síntesis de la obra, los aspectos que más/menos gustaron, puntos de atención y/o interés, presencia de incoherencias y/o erratas de cualquier índole (de manera mucho más superficial que el corrector de estilo), las debilidades y fortalezas de los personajes, referencias literarias que se puedan detectar, valoración de los capítulos y/o partes, estimación de la estructura conveniente y atingencia de los títulos, entre otros elementos, pueden ser estudiados por un lector cero.

Este tipo de lector brinda información relevante que permite al autor y el editor trabajar en el perfeccionamiento del texto después de que el primero aplica su criterio. Algunas veces puede hacer un informe en relación a su trabajo y contestar a preguntas que frecuentemente son hechas por el editor, otras puede reunirse con el autor y darle sus impresiones, pero idealmente es capaz de hacer ambas cosas para entregar su opinión panorámica de la mejor forma posible.

Distinto a la tarea que se lleva a cabo en el informe de lectura profesional, este constituye uno de los servicios editoriales que apunta a aquellos que han escrito un texto y tienen la inquietud de vislumbrar sus posibilidades de futuro antes de intentar publicarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *